CITAS, PROVERBIOS Y REFRANES CELEBRES

HAY UNA FUERZA MOTRIZ MÁS PODEROSA QUE EL VAPOR, LA ELECTRICIDAD Y LA ENERGÍA ATÓMICA: LA VOLUNTAD. ( Albert Einstein )

BUSQUEDA EN GOOGLE

Búsqueda personalizada
Loading...

ABC: Ciencia y Tecnología

Fuente: ABC.es

viernes, 29 de junio de 2012

PLASMA Y MAGNETISMO PARA PROPULSARSE EN EL ESPACIO



El nuevo sistema de propulsión para explorar el espacio se llama M2P2. Aprovechará el impulso que el viento solar imprime a un campo magnético. La nave viajaría a 288.000 kilómetros por hora.



MARCELO TORRES
La conquista del espacio más allá del Sistema Solar ya recibió señal de largada gracias a un proyecto de la NASA y de científicos de la Universidad de Washington, en los Estados Unidos. Mediante un nuevo sistema de propulsión se espera que en poco tiempo las naves espaciales alcancen velocidades hasta ahora impensables, sin usar combustible.

La idea se basa en un fenómeno bien conocido por los científicos: la interacción de la magnetosfera terrestre con el viento solar. La magnetosfera es una capa superior de la atmósfera —ubicada a unos 2.000 kilómetros de altura— que recibe un flujo constante de partículas solares (protones y electrones) y actúa como un escudo ante esta radiación, desviándola. Mientras, ese viento solar ultrarrápido empuja a nuestro planeta. Como la masa de esta última es tan grande, resiste.

El sistema, llamado Mini—Magnetospheric Plasma Propulsion (M2P2), imita este juego de fuerzas naturales y aprovecha el impulso que el viento solar imprime a cualquier campo magnético.

Así, el M2P2 forma alrededor de la nave una burbuja magnética a gran escala (o mini-magnetosfera), construida gracias a la inyección de un gas especial (plasma) dentro de un campo magnético generado por un imán. Los juegos de atracción y rechazo reemplazan el uso de combustibles convencionales para desplazar a la nave.

La burbuja invisible será empujada por los vientos solares y podrá alcanzar velocidades sorprendentes. Consultado por Clarín, el geofísico Robert Winglee, de la Universidad Washington de los Estados Unidos, explicó: "Si tuviésemos la oportunidad de lanzar esta hipotética nave, entraría en las corrientes de viento solar y probaríamos cuán rápido puede ir.". Con un prototipo de la bobina encargada de generar la burbuja electromagnética sobre la nave, Winglee asegura: "Bastaría colocar una nave en órbita geosincrónica —a unos 36.000 kilómetros de altura— para captar los vientos solares más rápidos". Según sus cálculos, el M2P2 generaría un campo magnético mil veces más potente que el de la Tierra. Así, una nave de 136 kilos podría desplegar una burbuja magnética de 30 a 60 kilómetros de diámetro: el viento solar chocaría con ella y empujaría la nave hasta alcanzar 288.000 kilómetros por hora.

Si esta nave se lanzara en 2003, arribaría a la heliopausa —la zona donde el viento solar choca con el viento interestelar— cerca del 2013. En comparación, la nave Voyager 1, lanzada en 1977, llegará al mismo sector espacial en 2019.

Para Marcos Machado, director científico de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales de la Argentina, "el concepto de propulsión por plasma es brillante. La única objeción que encuentro al proyecto es que podrían surgir complicaciones para entablar comunicaciones con la Tierra o durante la transmisión de datos."

La burbuja ya empezó a inflarse gracias a los 500 mil dólares que otorgó la NASA para el proyecto, que promete revolucionar los viajes espaciales del futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ZEITGEIST ADDENDUM

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

Bosón de Higgs